puta del ort0

señor, me has mirado a los ojos. sonriendo, has dicho mi nombre.

Thursday, December 10, 2009

 

Untitled 24

Un conejo rige mi vida.
Literalmente. No hay metaforas aca. No. Hoy no. Nothing like that.
Un conejo tirano. Inflexible. Incomprensible.
Me encantaria poder vomitarlo, como aquella señorita en Paris.
Pero el muy hijodeputa se queda dentro de mi esofago. Tibio. Peludo. Asfixiante.
Casi tan asfixiante e impensable como la idea de volver. A lo mismo.
Porque si. De todas las realidades posibles, uno siempre termina eligiendo la misma.
Siempre.
Siempre.
Siempre.

Sunday, December 06, 2009

 

untitled 16


Adriana se levantó a las puteadas. Manoteó el teléfono de la mesita de luz, que sonaba tan molesto como puede sonar un domingo a las ocho de la mañana.
Era Susana, la amiga soltera que según ella "trata mal a los mozos". De saber que era ella, hubiese dejado el contestador. “No de mala, sino porque es una persona que no se habitúa a los horarios de una casa de familia”, aclara.
Susana, con voz áspera y patinosa, le cuenta que no pudo pegar un ojo en toda la noche, porque el revotril combinado con no sé qué le hizo el efecto contrario.
Adriana hace como que escucha, pero en realidad está pensando en que tiene 54 y que el hombre que ronca al lado de ella hace ya mucho que no la mira como antes. Mira culos por la calle, pero ninguno se parece al de ella.
adriana se pone el desavillé, y va hacia la cocina con el tubo pegado al hombro a buscar el diario. se hace un café instantáneo, al que le quedan algunos grumos en la superficie. toma una cucharita de café para tratar de separarlos.
Nota está un poco mal lavada, entonces agarra otra. “La debe haber lavado este”, piensa. Abre la revista Viva, y lee que Xuxa a los 42 se hizo un lifting. Se detiene en el chiste de Quino. Pasa de largo el de Caloi. Luego arranca las recetas de cocina, y de jardinería. Aunque en su balcón hay sólo dos helechos. Uno de ellos trasplantado de una planta que estaba en la casa de su mamá, muerta hace ya unos años. Con la mirada perdida en la rajadura de la maceta del helecho más pequeño, comienza a pensar.
De su otra vida, la de antes de casada.
Del trabajo como administrativa en la Obra Social que dejó cuando quedó embarazada.
De los sandwiches de miga de jamón y tomate de la confitería Taormina.
De la cantidad de cosas que tenía que planchar.
De su primer novio.
De usar la leche antes de que se ponga fea.
Se preguntaba si su vida hubiese sido distinta al lado de otra persona.
Si fue una buena madre. O bien, si sus hijos se fueron de casa porque eran grandes, o se fueron por ella.
Si todavía era linda.

“Adriana, me escuchás? En qué pensás?”

“En nada”.

Tuteame.

Archives

August 2006   October 2006   August 2007   September 2007   December 2007   January 2008   October 2008   January 2009   February 2009   April 2009   November 2009   December 2009  

This page is powered by Blogger. Isn't yours?